MANUEL MANRIQUE CECILIA

 

MANUEL MANRIQUE CECILIA, VICEPRESIDENTE PRIMERO Y CONSEJERO DELEGADO DEL GRUPO SACYR VALLEHERMOSO

Manuel  Manrique Cecilia nació el primer día del año 1954 en Navas de San Juan, un pueblo en plena Sierra Morena que se caracteriza por las cuestas de sus calles. Y ese hecho le ha marcado de tal manera que, Manuel  Manrique, tanto de niño en las calles de Navas como de adulto en su vida profesional, ha estado siempre superando cuestas arriba. 

Quizá para hacer más ligeras esas cuestas, Manuel decidió hacerse Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos por la Escuela Técnica de Ingenieros de Madrid, a donde ‘emigró’ de joven para estudiar.  Licenciado en 1977, nada más acabar la carrera ingresó en Ferrovial, empresa en la que durante diez años desempeñó los puestos de Jefe de producción, Jefe de Obra y Jefe de Grupo en varias y cada vez más importantes obras en Murcia, Soria y también muchas de ellas en Andalucía, como por ejemplo la red de riegos en Salado de Arjona y Mengíbar, el polígono industrial de Guarromán, el canal Genil-Cabra, el acondicionamiento de la C-341 entre San Juan del Puerto y la provincia de Sevilla, la urbanización del Arroyo de la Represa en Marbella, los colectores del saneamiento de Granada y el saneamiento integral de la Costa del Sol en Manilva, entre otras.

La diversidad y complejidad creciente de estas obras le permitió acumular experiencia para su siguiente etapa profesional, formando parte del núcleo fundador de Sacyr junto con José Manuel Loureda, Luís del Rivero y Félix Riezu, otros ingenieros también procedentes de Ferrovial. En 1987 ingresa en Sacyr como delegado en Andalucía, para posteriormente ocupar el puesto de director regional de la compañía en la comunidad, con sede en Málaga, ciudad en la que tiene casa y a la que viene siempre que puede. En esa primera etapa ya en Sacyr, Manuel Manrique ejecuta relevantes obras en Andalucía como el desdoblamiento de la autovía de la Costa del Sol, de la autovía Sevilla-Málaga, de la N-IV, de la N-340 a su paso por Almería y de la autovía Sevilla-Granada-Baza en varios tramos;   urbanizaciones en Sevilla, riegos en Almería, presas, etc. En definitiva, diez años de intensa actividad con todo tipo de obras desde una empresa que acababa de nacer y que en ese periodo pasó a tener un importante bagaje a sus espaldas. 

En 1999, Manuel Manrique empieza a viajar mucho fuera de España al ser nombrado director de construcción exterior de Sacyr. Chile –donde Sacyr ganó tres concesiones d autopistas en poco tiempo-, Marruecos y Portugal fueron sus destinos más habituales. Entonces, el poco tiempo que pasaba en España lo dividía entre Málaga y Madrid.

Pero ya en 2001 tiene que trasladarse a Madrid para hacerse cargo de la dirección general de construcción de todo el grupo Sacyr, que por entonces ya era la mayor empresa no cotizada del sector y también la más rentable. Sacyr empieza entonces a estar presente en todas las grandes actuaciones de infraestructuras de España (también en Andalucía, donde Manuel siempre tiene su ojo derecho puesto) y también a salir en las páginas de los periódicos económicos.

En 2003, y coincidiendo con la fusión con Vallehermoso, la salida a bolsa y la creación del grupo Sacyr Vallehermoso, Manuel Manrique se convierte como  presidente y consejero delegado de Sacyr en el máximo responsable de la división constructora del holding, que por entonces valía 2.300 millones de euros en bolsa. En noviembre de 2004 se produce el último gran paso en su carrera y es el de ser nombrado consejero delegado del grupo Sacyr Vallehermoso, del que también es uno de sus principales accionistas. Es presidente de la filial Cavosa, especializada en la realización de túneles, y consejero de diversas sociedades del grupo como por supuesto Sacyr y Prinur y también Testa, Vallehermoso, Itinere, Valoriza, Avasa y Somague, entre otras.

Hoy, Sacyr Vallehermoso tiene un valor superior a 11.500 millones de euros en bolsa (partió hace 20 años de 80 millones de las antiguas pesetas) y es uno de los protagonistas de la vida económica de España, como ha demostrado recientemente con la compra del 20% de Repsol YPF. Tiene actividad en más de 15 países de todo el mundo, es accionista de referencia de la tercera constructora francesa –Eiffage- y factura más de 4.000 millones de euros. Además de estos datos, que demuestran lo que se puede conseguir subiendo cuestas, quiero destacar también los valores humanos de Manuel  Manrique, colaborador activo de diversas fundaciones y asociaciones benéficas y padre reciente de dos niños cuyo futuro sería muy diferente sin el amor de su familia.


 Manuel Manrique en una reciente inauguración del Hospital del Henares, en Coslada (Madrid), construido por Sacyr-Vallehermoso.