NAVAS DE SAN JUAN.- (JAÉN).- UN PUEBLO DE ANDALUCÍA

 

 

COSTUMBRES

 

USOS, COSTUMBRES, TRADICIONES...
Navas de San Juan es un pueblo andaluz, del norte de Andalucía, con sus blancas casas, como fantasmas que quieran asustar al tórrido sol del verano. Sus habitantes, herederos de la cultura fenicia, griega , latina, árabe, son gente sencilla y trabajadora, faenando el olivo la mayor parte del año, buscando el sustento en vendimias y recolecciones de provincias próximas o en el extranjero, con sus propios negocios o profesiones, tienen el genotipo del hombre andaluz: alegre, optimista, acogedor, abierto....y trabajador ( a pesar de la leyenda)

    La ilustración, una maravillosa pintura que publicó el Diario ABC , y cuyo autor es gran pintor Ángel Díaz Huertas, representa a nuestros antepasados... Un imagen que nos puede recordar la Andalucía de guitarra, hambre y pandereta que , afortunadamente ha desaparecido de la leyenda y de la realidad.

    Las costumbres de los naveros no difieren mucho del resto de los andaluces, pero siempre hay algo personal , a cuyo examen me quiero referir. 

    Quiero hacer notar que mucho de lo que aquí se relata existe sólo en el recuerdo de los mayores, aunque algo queda todavía de aquellas entrañables costumbres...

Vocabulario Tradiciones Oficios Trucos curativos Juegos

     

"Pleno de belleza, encerrando toda la sabiduría que sólo la experiencia colectiva de los pueblos puede acumular a través del tiempo, aún resuena entre nosotros un lenguaje sencillo, inmediato, sin pretensiones y, por eso mismo, jugoso, certero, y con unos contenidos y construcciones que en muchos casos resultan modélicos" (Juan Olivares González)


 

 

A

abarraderas Artilugio de hierro, en forma circular y con ganchos al- rededor, que se usaba para sacar las cosas que caían dentro del pozo.
abocinarse  Acercarse excesivamente a un objeto, a una persona o al lugar de un acontecimiento.
acebonao estar acebonao: Estar muy grueso, muy bien alimentado.
acendría Por: sandía
aforraeros tomarse aforraeros: Preocuparse demasiado e innecesariamente por algo
agilibús Agílibus, agibílibus.- La difrencia no consiste sólo en el cambio de acentuación sino que atañe también al significado. De "habilidad para procurar la propia conveniencia" deviene en "agilidad, rapidez de acción, desparpajo, atrevimiento para encarar los hechos y situaciones difíciles o comprometidas"
aguaero Así llamaban las partidas de ligaores a los bares.
aguarchar Inundar, encharcar... "Llueve tanto, que vengo aguarchao"
agobiaero   Situación o circunstancia opresiva, que causa malestar o angustia. Suele utilizarse para magnificar una ocasión que en realidad puede que no sea tan intensa.
agujeráncano - Particular aumentativo de agujero.
ajuarina Guiso a base de agua, ajo y harina muy corriente en los "años del hambre"
albarca  Por abarca (antiguo calzado de cuero que se asegura con cuerdas o correas sobre el empeine y el tobillo.
Albarcuo Hombre de campo, en sentido despreciativo.
aliviar  Darse prisa en hacer algo.
allí alantones  Indica un lugar muy adelantado, muy lejano con referencia a quien habla. Como la siguiente es una locución propia del lenguajes infantil.
allí arribotes  Allí arriba, muy arriba, a una gran distancia.
almaina Almádena, mazo de hierro con mango para romper piedras.
alpargate Alpargata de tela con suela de cañamo.
amigo(frase) ¡ah, amigo...!.- Literalmente: ¡eso no me lo habías dicho, con eso no contaba...! La expresión muy bien puede acabar así: ...conque esas tenemos!.

amogar.-  

Saldar una deuda, pagar.

amorrear.  

Cortar el pelo dejándolo excesivamente corto.
¡anda y espigas! Tiene varias acepciones, expresando todas ellas rechazo, o simple negación: ¡no estoy de acuerdo!, ¡déjame en paz!, ¡no me convences!
angelón

(Del aum. de ángel).

~ de retablo.

  1. m. coloq. Persona desproporcionadamente gorda y carrilluda.(RAE)
  2. Desastrado, andrajoso, desaseado.
apegotonao estar apegotonao.-  (probable deformación de "apegotado"): estar las personas, los objetos o las partículas de algo muy juntas. Dícese de una sustancia espesa que contiene grumos.
apurao Término que se usa para reafirmar la identidad familiar de alguien, para indicar que se parece mucho a los suyos. Decimos, por ejemplo, tal persona es.... apurao (póngase el apellido o mote que proceda)
apúrate Dáte prisa.
arderse...   "arderse el aceite": Tener dificultades para conseguir algo. La expresión "se te va a arder el aceite" quiere decir literalmente "no vas a lograr lo que pretendes"
arrancao(frase) ser más malo que arrancao:  aunque contiene cierto matiz jocoso cuando se refiere a quien no hace bien un trabajo o cualquier otra actividad, se suele utilizar con propiedad para designar a alguien  que es realmente perverso.
arreglo arreglo a:  de acuerdo a
arrengao  Por derrengado : muy cansado.

atrojillar.-

 (Término utilizado en albaliñería): Cubrir con cemento, pasando la regla, una pared de nueva construcción, o una vieja, previamente descarnada.

avolearse,-  

Caerse desde una cierta altura.
azurrunado Por azorrado: Quedarse como adormecido por tener la cabeza muy cargada.
 

B

barca(frase) ¡Andando va la barca!: Expresión cargada de optimismo que manifiesta aceptación, conformidad, buena disposición para algo, que todo va bien o que se han puesto los medios para que así sea.
beta tirar de beta: Excederse en el gasto o en el uso de las cosas, despilfarrar.

bollagas o mollagas.- 

Apelativo cariñoso que se aplica a un niños, o a un adulto, de constitución gruesa y carácter tranquilo.

boquín Manotazo en la boca del niño que decía una palabrota.
borcal Por Brocal, antepecho alrededor de la boca de un pozo, para evitar la caída al mismo.
borde(frase)  ser más borde que un arao.-  En general se refiere a quien es muy rudo, muy tosco, tanto en su aspecto como en la forma de comportarse. Puede significar igualmente, incapacidad para comprender las cosas, incluso las cuestiones más elementales, ser "corto de entendederas".
bordonero  Se dice de quién come en demasía o de quien acapara bienes o ventajas, generalmente en detrimento de los demás
botifuera Fiesta que se hacia, con la gente del tajo, y en la que se comía y bebía en abundancia, al finalizar la recogida de la aceituna.
 

C

cabo(frase) el cabo de año:  misa de difuntos en el primer aniversario de un fallecimiento.
cacarrache  Persona que refunfuña y se queja constantemente, sin que le asista ninguna razón. Mentecato, que no tiene criterio.
cachitera borrachera
caducando estar caducando:  disminuir las facultades, es especial las mentales, de alguien. Un claro síntoma de esta situación es que dicha persona empieza a "dar muy malos golpes".
cajoneras Excrementos que dejaban las bestias al pasar por las calles (por las empedradas de mi infancia)
cambruña Los cazadores llaman Cambruña a un guiso a base de carne de conejo, patatas, cebolla, pimiento, tomate y ajos y hay quien también le añade un poco de coñac.

camameo .- 

Actitud no exenta de adulación que consiste en fingir despiste o estupidez para conseguir un beneficio de alguien.

candilazo En un día de lluvia, los momentos en los que aparece el sol entre las nubes por corto espacio de tiempo.
cansaliebres  Cansoso, reiterativo.

cantearse .- 

Moverse, perder el equilibrio o la compostura.
carterilla Colorante para los potajes y otros guisos que se vendía en pequeñas dosis envueltas en papel con dobleces y remates al estilo de una pequeña cartera. La marca más conocida era "Carmencita"
carruécano Calabaza alargada.
cascarilla Persona superficial, hablanchina, entrometida. "No te puedes fiar de Fulano, es un cascarilla"

castrojo.- 

Palurdo, torpe, que se pone en evidencia
cerrojo (frase) Es más noche que un cerrojo : querer expresar que es noche cerrada. Posiblemente tenga origen esta frase porque antiguamente se echaba el cerrojo a la casa como última acción del día, es decir, cuando ya estaba la noche avanzada.
cenacho

 Persona desaliñada, sucia, mal arreglada... "¡Mira cómo vienes, estás hecho un cenacho!" (.(RAC : 1. m. Espuerta de esparto o palma, con una o dos asas, que sirve para llevar carne, pescado, hortalizas, frutas o cosas semejantes.)

cepazo(frase) ser más tonto que el cepazo´una barja: más que una ofensa se considera una expresión ocurrente, y se dice acusando a alguien de torpeza, de haber cometido un error.
cernadero (por cernedero: Lienzo que se pone delante la persona que cierne la harina para no enharinarse la ropa) Paño de cocina.
cirolón Tardo en comprender, con poca maña.
coclán Por crocán apócope de  crocante: dícese de ciertas pastas cocidas, en este caso de azúcar y almendras, que crujen al masticarlas.
cofrentar.-  Por confontrar : cotejar, comparar, poner frente a frente a dos personas, ideas o situaciones.
colao pillar un colao: Irse con excesivas prisas.
comerse la aceituna...(frase) comerse la aceituna en el árbol.- Gastar lo que no se tiene aún. Con la reciedumbre que le es propia, la gente del campo —la vieja y sabia gente del campo— la ha dicho siempre en sentido negativo: nunca me he comido la aceituna en el árbol..., dando así, en pocas palabras, una sencilla y rotunda lección de economía práctica.
Comprarse el hato de las fiestas (fr) Comprarse la ropa que se estrenará en las fiestas de San Juan
concertao Muy hábil y cuidados en sus quehaceres
con toas mis once orejas (frase) Aplícase a una acción que se realiza muy a disgusto, contra la propia voluntad.
cortejano Original diminutivo de corto: una prenda de vestir está cortejana cuando está un poco corta.

coscurrear.- 

Masticar por lo bajo algo crujiente.
cuajadera

Cacerola de metal para cocer o guisar alimentos.

RAE:

1.f. Mujer que antiguamente vendía cuajada por las calles.

2.f.And.Escudilla de barro vidriado y de fondo ancho para hacer cuajado. 

cucha Aféresis de escucha . Este vocablo, muy propio de la tierra, se emplea para dirigirse a alguien requiriendo su atención. Equivale indistintamente a  , oye, atiende, mira, entiende lo que te digo... A veces contiene cierto grado de sorpresa o de incredulidad e, incluso, de arrogancia. La expresión ¡cucha éste..!  es igual que ¡mira por dónde sale!
¡Cuche!¡Cucha! Exclamación de sorpresa ante un suceso inesperado o una situación fuera de lo ordinario. "¡Cuche!, ¡pues no dice éste que ha dimitido el alcalde!
 

Ch

chancharamancha.-  Irresponsable, entrometido. Dícese de alguien sin criterio, con un comportamiento impropio de un adulto.
chaparrá, chaparraílla   "caer una chaparrá, una chaparraílla".- Llover con cierta intensidad durante poco tiempo.
charramandusca charramandusca (hacer algo a la).- Realizar una tarea de forma especialmente desordenada, «a prisa y corriendo», sin poner interés ni cuidado.
chascal Sombrero de ala corta.

chaspalindes.- 

Denominación afectuosa, de un gran frecura expresiva. Se dirige generalmente a un niño.

chichimique.-  

Cría de pájaro. En general, dícese de algo diminuto.

chichoplos.-  

Nombre de un alimento inexistente, que se emplea de forma burlesca y cuyo contenido  equivaldría a  aire, vacío, nada... Cuando yo era niño, al preguntar a mi madre: ¿qué vamos a comer?, respondía en muchas ocasiones y de una manera absolutamente enigmática: "chichoplos en salsa", dejándome desconcertado, sin llegar a comprender cuál podría ser tan extraña comida.

chinche(frase) no hay más chinches que la manta llena: Frase de significado ambiguo, como lo es su propia composición: por un lado, quiere decir que hay que aguantarse con lo poco o mucho que haya; por otro, se puede considerar como una queja ante una situación peor de lo que se había previsto.
chullilla
Corte o porción pequeña de un alimento. "¡Qué buena cara tiene ese queso!: dame una chullilla que lo pruebe"
chupecharcos Despectivo caído en desuso y dirigido generalmente a los niños: monigote, mequetrefe, ignorante.
 

D

dar más vueltas...(frase) dar más vueltas que un trompiche.- Andar muchos pasos para resolver un asunto. Ir rebotado de un sitio a otro.
dar un tarantantán

El sonido onomatopéyico nos hace pensar de inmediato en un zarandeo que desequilibra a quien lo recibe. En consecuencia, tiene pleno sentido el significado de la locución: padecer un arrechucho o quebranto físico.

de medio sosquín (frase) "De medio sosquín". Ir metiéndose hasta los primeros lugares de un acontecimiento, por medio de sutiles empujones y un poco de desvergüenza. Llegó tarde al encierro pero se fue metiendo de medio sosquín hasta que se colocó la primera.
Quizá esta frase esté al 50 por ciento del significado de las siquientes palabras:
soslayo: de costado y perfilando bien el cuerpo para pasar por alguna estrechura.
sosquín: golpe dado de soslayo.
dar tambalás (frase) De  tambalearse:  dar traspiés, perder el equilibrio
descarte(frase) dar su descarte:  dar su opinión
Dejar...(frase) "Dejar buen rastrojo" Dicho con retintín, quiere decir exactamente lo contrario de lo que en principio pudiera entenderse: dejar mala memoria por un comportamiento indebido. La misma idea se puede expresar de forma negativa, aunque es menos corriente: No ha dejao buen rastrojo
despaciquillo  Muy, muy despacio
difarear:   Desvariar, decir cosas sin sentido.
dimudao quedarse dimudao: quedarse demudado, muy impresionado, visiblemente alterado.
disipela   Por "erisipela" (inflamación microbiana de la dermis, comúnmente acompañada de fiebre)
dividío  ....me tiene dividío: Me gusta mucho algo.
 

E

el uno «soo...»(frase) ¡el uno «soo...» y el otro, «arre»!.- Apropiándose de las expresiones que se utilizan para fustigar a los burros, el dicho indica que se pide a una misma persona actuaciones claramente contradictorias.
efarajustar Por  desbarajustar: desordenar, alterar el orden o buen concierto de una cosa. Se dice igualmente  efarajuste por desbarajuste.
efaratao Dícese de algo que se ha roto, que no funciona. "Se me ha efaratao el tractor". Posiblemente proceda de la palaba desbaratado: De mala vida, conducta o gobierno

efarrao.- 

Desbarrado, que discurre y actúa fuera de razón. Sin límite en su comportamiento.
efrozos Restos de alimentos y de comida que se echaban a los animales -a veces mezclados con salvado- especialmente a los cerdos, para su engorde.
Ehfaringao Se ha ehfaringao”. Usamos esta expresión para señalar que algo se ha roto o estropeao”.
ejarbillao.-  Desgarbado, desgarbillado, falto de garbo y porte
ejajar Por desgajar. "Esa rama tenía tanto fruto que se ha ejajao"

ejarramiento.- 

De desgarramiento: que tiene las ropas desgarradas, harapiento. Dícese , en general, de quien presenta  un aspecto desolador, incluso con rasguños o heridas.

ejaznatar  En este verbo, que es una pura onomatopeya, se funden el órgano, gaznate, con la función, desgañitarse.
ejorbernarse Desgobernarse (desencajarse, dislocarse, descoyuntarse los huesos.
eminencia ser una eminencia:  dícese admirativamente de una persona en consideración a sus méritos o conocimientos.
emperifollá Mujer repeinada, pintada y vestida con sus mejores ropas y abalorios.

RAE:Emperifollar sinónimo de emperejilar.

(De en-y perejiles, adorno excesivo).

1.tr. coloq. Adornar a alguien con profusión y esmero. U. m. c. prnl

empestillar.-  

Fastidiar, tomar a alguien como objetivo para causarle perjuicio o mal.

enfollinarse.- 

Enfadarse y dar muestras ofensivas de es enfado.
engañifa

1. f. coloq. Engaño artificioso con apariencia de utilidad.

Se aplica a los alimentos que, en pequeña proporción, se añadían al pan para "engañarlo". Era corriente oír decir a los padres : "Un bocao grande al pan y uno pequeño al chocolate (engañifa)". Eran los años difíciles de las postguerra.

enivelar.- 

Acertar, atinar. Utilizamos el término con un segundo significado; decimos "Fulano parece que está un poco más enivelao", reflejando una cierta mejoría en su aspecto o padecimiento.

enlabazado

(Del part. de deslavazar).

1. adj. Insustancial, insulso.

2. adj. Desordenado, mal compuesto o inconexo.(RAE)

 Se dice de una comida caldosa cuando el caldo es poco denso, sin sustancia.

enrabizcar Enrabietar, es decir, inquietar, molestar a alguien con pequeños continuados ataques que, generalmente, le enfadan y le hacen perder la compostura.

enramblar.-

 (Cambio de significado): inundar, llenar un lugar de un determinado objeto o sustancia.
enteriquitico enteriquitico:  entero, enterico, enteriquito, enteriquitico: ¿No resulta exuberante  esta formación en cadena de diminutivos, subiendo cada uno de ellos en intensidad respecto al anterior?
esastrao (Por desastrado):andrajoso, desaseado
es buena seña(frase) es buena seña.- En sentido literal: es un buen síntoma.
es de marca la bellota (frase) Esta expresión se usa para resaltar las condiciones negativas de la persona de quien se habla.
es más zorra que bonica (frase) Aunque resulte extraño, es un elogio; además de ser preciosa (muy bonica), la mujer, generalmente niña o jovencita, a la que se refiere, es también muy discreta, muy lista.
escacharrao  "estar o quedarse escacharrao" : se dice de alguien`para destacar que se encuentra muy satisfecho por alguna circunstancia concreta. Y se "queda escacharrao", quien de manera natural o relajadamente, se queda dormido en una postura o situación nada habitual.
escarcochón Por "desconchón": pequeña rotura que queda al desconcharse una cosa. Aquí se refiere a los desconchones en el encalado de las paredes y fachadas y también a los restos de cal que caen al suelo.
escedar Tarea que se realiza en las huertas al final de la temporada, ya avanzado el otoño, y que consiste en rematar lo que queda de la producción, limpiar el terreno y prepararlo para la próxima sementera. El término se lo oí decir con frecuencia a mi primo Julio Morales, hortelano profundo, pues lo era por vocación y por convicción. Entre ellos es corriente hacerse esta pregunta en la época indicada: ¿qué, has  escedao ya?
esceser Neceser, caja o estuche con objetos de tocador.
escolismao Escrupuloso, aprensivo, hacer asco hacia casi todo, especialmente a los alimentos.
escuides "No te escuides" (No te entretengas)
escurrizón   Por "escurrimiento" (acción y efecto de escurrirse). La rotunda terminación en aumentativo produce una sensación de intensidad.
Esfarfollar: limpiar de hojas las mazorcas de maíz.
esfrozos Sobras de la comida
esjraciao  Desgraciado, pero la forma de decirlo atenúa el sentido del término, dejándolo en desabrido, sin gracia, malasombra.
eslanao estar eslanao.- Estar muy cansado, agotado, exprimido hasta la última gota.
eslión

eslión: movimiento rápido de las extremidades o del mismo cuerpo para arrebatar alguna cosa o desasirse de algo que estorba o molesta, o para evitar un peligro. Me arrebató lo que llevaba en la mano con un eslión que casi me tira de boca. (Posiblemente proceda del verbo desliar, siendo deslíón o eslión, el movimiento rápido dado para desliar los nudos enredados de una madeja u ovillo. También puede ser una deformación de estirón)

esmangarillao.- Roto, fracturado, que ha salido con daño de un percance.
Esmamparao: Correr de una forma dislocada.
esmochicar Por Desmochar: 1.- Quitar,cortar, arrancar o desgajar la parte superior de algo dejándolo mocho. "Esmochicó la res cortándole los cuernos. Esmochicó el árbol cortándole las ramas"
Esocicar: Romperse los hocicos (morros).
espamentos hacer espamentos:  Hacer aspavientos, es decir, demostrar exageradamente espanto, admiración o sentimiento.
Espabilao: Despabilado, en sentido irónico.
espeluchar   Desperenderse el primer pelo o pelusa de una animal nuevo. En ese caso se dice que el animal "está espeluchando".
   
espeluznao   Se aplica a alguien de aspecto o comportamientos inadecuados, que tiene mal pelaje.
espectugar Quitar las varetas o vestugas de las olivas. Nosotros sustituimos la “s” por una “h” y pronunciamos ”ehpectugar”. Y de la misma familia tendríamos espectugo y espectugaor. 
espérate, que te han visto (frase) Expresión cargada de intencionalidad que se utiliza al referirse a personas o hechos reprobables. Tiene un claro sentido comparativo en relación a lo afirmado con anterioridad ( en una conversación, después de hablar de tal cuál cosa, de Fulanico y de Menganico, alguien añade: pues Zetanico, espérate que te han visto).
espernible  Se dice de la persona que se manifiesta con mucho desparpajo, pero utilizando un lenguaje y unos modales no apropiados. ¡"Qué espernible eres"!
espicorrar   Empezar un alimento, generalmente el pan, antes de tiempo tomando un trozo de un "pico" o extremo del mismo.

espizcar.- 

Hacer partes muy pequeñas de algo, desmenuzar
estar a orza(frase)  Estar a gusto, con todas las necesidades cubiertas.
estar desatao (frase) Dícese de quien en una actividad concreta, o en varias de ellas, se comporta de una manera desenfrenada (que "lo lleva to raso") y parece que nada o nadie pueda detenerlo.
estar en danza(frase) estar en danza.- Estar ocupado en una actividad excepcional que requiere esfuerzo, tiempo y especial atención.
estar más ensuciao(frase) estar más ensuciao qu’el papel de una lacena.- Literalmente, que está muy sucio. Por extensión, se refiere a alguien sin escrúpulos.
estar más serio...(frase) estar más serio que una gallina mala.- Mostrar preocupación y pesadumbre a causa de una adversidad o de un hecho con el que no se contaba.
estar raído... (frase) Estar raído de vergüenza (ser un raído, una raída) .- No tener vergüenza (ser un descarado, una descarada)
estate y verás... Así suele responder la persona a quien se le dice, por ejemplo: no paras en to' el día, siempre estás liao.
estés (no te...)(frase) "No te estés" (No tardes en volver)
estirajar  Estirar con fuerza, casi hasta romper o rajar.

esturrear

Espurrear, espurriar. Transformamos los que es rociar con agua u otro líquido  expeliéndole por la boca en desparramar algo, líquido o partículas sólidas, dando pues a la palabra un significado más amplio, más rico.
 

F

faltar... "Faltar un san Juan". Se dice de alguien que "le falta un san Juan" cuando esa persona manifiesta un comportamiento fuera de lo normal.
farfallo ¡No comas más que te va a dar un farfallo! Indisposición grave producida por la ingestión de gran cantidad de comida y bebida.
farfollas Persona descuidada tanto en el aspecto exterior -mal vestida, desaliñada...- como interior - despreocupado, tranquilón...- ¡Pero todavía estás así! ¡Qué farfollas eres!

fogarrina.-  

Acaloramiento físico; situación ambiental densa y sofocante propia de las altas temperaturas del verano,
fu Salir diciendo "fu" como los gatos: Desaparecer de "escena" apabullado por las razones del contrario.
 

G

galgo galgo candilero: Alguien a quién le gusta comer cosas buenas.
galguceo Estar de galguceo: Comer entre horas, especialmente manjares o golosinas.
gango GANGO=hoyo.-m. Concavidad u hondura formada naturalmente en la tierra o hecha por alguien: "hay que meter la pelota en el hoyo".
En el juego de "las bolas", como se llama en Navas a las canicas, hoyos que se hacían alrededor de la losa en que se colocaban las bolas que se apostaban, para poder esconder la bola de cada jugador y así protegerla del ataque de los demás jugadores. Los "gangos" podían estar ya hechos o bien hacerlos en el momento de caer en una posición.
garrabanche

Hueso de la pierna del cordero que se usaba para jugar al juego del mismo nombre.

(Concretamente el hueso es el llamado astrágalo y que se encuentra en el tarso. También se usa en el juego de la taba que es parecido al “garrabanche”)

gatopalo Trampa de madera para cazar ratones.
gazpachá Dicho o hecho sin gracia, sin venir a cuento, descabellado. ¡Venga, deja ya de decir "gazpachás" y hablemos en serio!
gentes hacer gentes.- Comportarse de manera inadecuada públicamente, llamar la atención.
gentuzo Mala persona, aunque expresiones como ¡Vaya un gentuzo! o ¡ Menudo gentuzo está hecho! se suelen emplear a veces no para ofender sino con un cierto y cariñoso sentido de complicidad.
Goro(frase) Tener menos papeles que el chozo´Goro:  que no se tiene documentación alguna, ningún justificante escrito, o  simplemente, crédito.

gríngolo.- 

Dícese de quien hace frecuentes viajes, salidas o excursiones, y, en general, de quien dedica demasiado tiempo a su holganza y diversión

guardar(frase) guardar pa simiente’rábano.- No utilizar una cosa con el fin de que se gaste o se agote, proceder como si tuviese un valor que en realidad no tiene.

guizcar.- 

 Por guisgar azuzar, comprometer.
 

H

haba "tener un haba": Tener una hinchazón en la piel. generalmente como consecuencia de una picadura de insecto. Al rascarse para aliviar el picor aumenta la inflamación, que se destaca algo más blanca, sobre un cerco ligeramente enrojecido.
habicholón Judía verde. También se utiliza para designar a la persona inexperta o torpe.
ir a las habas(frase) ir a las habas.- Perder, bien sea en un juego, apuesta, envite u otra confrontación, así como en cualquier circunstancia de la vida misma.
hacer más leña...(frase) "Hacer más leña que Gabirro..." Gabirro: Personaje de la postguerra que trabajaba de sol a sol haciendo en la sierra el cisco -o candela- para los braseros, que luego vendía en su casa o distribuía en sacos a petición de los clientes. La frase, en cambio, no hace alusión al trabajo honrado y excesivo, sino más bien a todo lo contrario."Esa chica hace más leña que Gabirro" significaba que su conducta era un poco licenciosa o ligera...
hacer milagros como albardas (frase) Dícese de la persona habilidosa, que es capaz de sacar partido de cualquier situación o negocio.
hacerse los deos...(frase)  "Hacerse los deos huéspedes"  Desear con ansiedad o tomar de algo apetecible una cantidad mayor de lo que es razonable. Aunque la expresión no es privativa de nuestro pueblo, si es relevante el significado hiperbólico conque la empleamos, que casi supera a la realidad.
hambre(frase) pasas más hambre que los pavillos de Manolo:  aunque ahora apenas se oye esta frase, hubo una época en la que, por desgracia, sí era frecuente pronunciarla, bien en un sentido ajustado a la más cruda realidad o como manifestación de que toda la comida era poca para quien tenía un apetito fuera de lo común. Eso sí, nunca he llegado a saber quién era el tal Manolo.
hato   "poner el hato".- Al pie de la letra, significa "instalarse, establecerse en un sitio". Por extensión, decimos frases como éstas: Como no te estés quieto te voy a dar un tozolón que vas "a poner el hato" cerca..., dirigida cariñosamente a un niño intranquilo, que no para de interrumpir o molestar; o bien, no sabes "dónde vas a poner el hato"..., si es que alguien va de un lado para otro sin saber dónde quedarse. También es corriente hacer en la calle la siguiente pregunta a modo de saludo: ¿Qué, dónde vas a poner hoy el hato? , que quiere decir que dónde va a ir hoy de aceituna, que dónde va a "ligar" u otra cuestión conocida por el que pregunta y por el interpelado.
he estao muy tierno pa... (frase) En sentido literal: he estado a punto de decir o de hacer tal o cual cosa.
hinche(frase) y encima, hinche. Suele decirse a quien, después de salir beneficiado en un lance, un trato o cualquier otra circunstancia, se queja como si él fuese perjudicado. Se dirige también a la persona que exige sin razón alguna, y a quien abusa de la condescendencia de los demás.
hogoril (Por Hogaril),fuego bajo donde se cocinaba y la familia se sentaba, alrededor del mismo, a escuchar las historias que contaban los abuelos. 
hortal Productos de la huerta.
 

I

idem de lienzo (frase) Literalmente: igual que lo nombrado  o hecho en la ocasión inmediatamente anterior.

impentar. 

1.-Descargar en alguien el malestar propio o culparle de algo. 2.- Apoyarse sobre algo, -una pared, un quicio, un mueble...-con manos, hombro o espalda, adoptando una posición cómoda. "Hablaba con su novia impetao en el quicio de la puerta"

ir a... "Ir a cuerpo gentil" No ir suficientemente abrigado en un tiempo que así lo requiere.
 

J

jamargo Por jaramago: Planta herbácea de la familia de las Crucíferas, con tallo enhiesto de seis a ocho decímetros, y ramoso desde la base, hojas grandes, ásperas, arrugadas, partidas en lóbulos obtusos y algo dentados, flores amarillas, pequeñas, en espigas terminales muy largas, y fruto en vainillas delgadas, casi cilíndricas, torcidas por la punta y con muchas semillas. Es muy común entre los escombros.
En los "años del hambre", en casos extremos, se llegó a comerlos cocidos.
jarmazo Ante una caída de algo o alguien decimos que “ha pegado un jarmazo”. Sinónimos: cebollazo, barjazo y cepazo.
jerga "Estar en jerga" Estar a medio hacer, sin terminar.

jerguear  

Pegar a alguien, darle una paliza
 

L

lampa ser un lampa, estar lampando.- Que manifiesta exageradamente, con gestos de ansiedad, su gran afición por la comida. Ser un glotón.
lapo

Pañuelo, al que se hacia un nudo en uno de sus picos, y con el que se daban los latigazos de castigo del juego del garrabanche.

RAE: 1. m. bofetada.2. m. trago (‖ porción de líquido que se bebe de unavez).3.m. coloq. Cintarazo, latigazo, bastonazo o varazo. 

lás el lás ( por el haz, vulgarismo): la otra cara del envés o revés.

lambreao

Golpe o castigo dado a alguien con una vara, cinta o correa
¡lechúgales! Interjección contenida e inocente que emplean algunas personas de forma ocasional para no decir un taco
lejáncanos  Que está exageradamente lejos.
liebre(frase) "Es más de media liebre": Se dice de la persona que camina con mala idea o con doble intención.
ligaor

1.- Piedra de cantos lisos y aristas vivas que se utilizaba en construcción para unir las paredes.

2.- Cada uno de los componentes de la partida que se juntaba a ligar en el bar. 

limpiar la era(frase) limpiar la era.- Liquidar una cuenta antes de que se haga más grande y pueda complicarse la situación. Resolver un asunto enmarañado para, a partir de ese momento, poder empezar desde cero.
lioteado Por "liado". En el lenguaje navero, atar alguna cosa -fardos, paquetes, ropa, etc - sin cuidado ni orden, de mala manera... "¡Otra vez ten más cuidado con ésto, me lo has dejado lioteado!"
lobao(frase) dar un lobao: Padecer una indigestión o cualquier otro mal, siempre a consecuencia de comer en exceso.

llamaretá.- 

Llamarada, lengua de fuego.
 

M

machacar como...(frase) machacar como el esparto.- En cualquier contienda o enfrentamiento, ir a por todas, no tener «piedad» del adversario.
mala cara...(frase) mala cara tiene el perro...: se refiere a una situación claramente adversa, que presenta mal cariz
mala leña...(frase) a mala leña, buen brazao
mandil(frase) ser del mandil rayao.- Que destaca por su peligrosidad, su agresividad o por otras características negativas.
marciguero Plantel, que se hacia en el mes de Marzo en las huertas, donde se sembraban las semillas de las hortalizas para luego, una vez nacidas, ser trasplantadas.
marranear la salsa(frase) marranear la salsa.- Estropear algo que hasta ese momento estaba saliendo muy bien.
martinillo Duende, que al decir de nuestras abuelas habitaba en las cámaras de la casa y que cuando había una mudanza se cambiaba con la familia llevando consigo el cedazo.
mascabrevas  mascabrevas.- Apelativo más despectivo que cariñoso, aunque algunas veces se utilice en este último sentido. Pretende minimizar, desautorizar a la persona a la que va dirigida.
mendruguero Desalmado, vago. Persona poco o nada fiable.

mendrugueo.- (estar de) 

Perder el tiempo en tareas perniciosas e improductivas.
mienta se presenta...(frase) el que se mienta se presenta: señala la coincidencia que se produce cuando alguien llega a un sitio inmediatamente después de haberse mencionado su nombre.
méndigo Persona que no es de fiar.
mochón Apelativo cariñoso que se da a un niño o niña de muy pocos años (casi un bebé) por sus carnes apretadas y el sonrosado y lustre de su piel. Sin llegar a ser ofensivo, se llama mochón viejo a una persona para indivar su torpeza, su atribuida inutilidad o la falta de sentido de sus comentarios, no exentos en muchos casos de cierta socarronería.
   
montantero  estar montantero: Ir de un sitio para otro sin estar controlado por nadie.

morciguero.-  

Dícese de una gran cantidad de un producto, sustancia o cosa.
morillero Persona que, en las casas grandes de los adinerados, se ocupaban de la comida y de los fogones y que, por tanto, debían manejar bien los morillos. Algunas de estas personas llegaron a elevar su responsabilidad y categoría, ya que "el amo", no sólo les otorgaba el cuidado de la comida, sino que se convertía en una persona de toda confianza, haciéndoles responsables de muchos cuidados de su hacienda. Vendría a ser como un mayordomo rural.

mosquerrerío.-  

Multitud de moscas, especialmente inoportunas y fastidiosas.
muláncano muláncano: (peculiar aumentativo de mulo): que es muy obstinado. Se aplica a alguien que difícilmente comprende las razones que se le exponen, o que no las atiende, aunque suele ser una persona de carácter bonachón.
 

N

na y menos Muy poco, prácticamente nada
negro(frase) verse más negro que tiznao:  tener muchas dificultades para hacer algo.
nene(frase) ¡nene, con la mosca!.- Admonición o reprimenda que se lee hace a un niño para que deje de molestar.
ni se muere...(frase) ni se muere padre ni nos comemos la olla.- Quiere decir que, al estar pendiente de una cosa muy importante que requiere toda nuestra atención, dejamos desatendida otra que, aunque menor, también tiene su importancia.
No conoces a Juanillo el del agua Se le dice a quien desconoce a una persona muy nombrada y que es reconocida por la mayoría. A veces el interesado cree saber de quién se trata pero no lo identifica, no le pone cara. En todo caso, el personaje "Juanillo el del agua" es ficticio, al menos yo no sé si llegó a existir, y sólo se utiliza como paradigma de persona conocida por todos.
(Nota de Pedro Hermosilla: "Juanico -no Juanillo- el del agua sí que existió. Tenía un carro con una especie de bidón con el que acarreaba agua, principalmente de la Fuente del Rosal, aunque a veces -y ésta la cobraba más cara- la traía de La Parrilla. En aquéllos años -yo diría que casi cien- en que no había agua corriente, Juanico recorría a diario todas las calles del pueblo, vendiendo por unas "perras" el preciado elemento. Por este motivo era sumamente conocido y de ahí, seguramente, el origen de la frase. Años más tarde ejerció esta función, de manera análoga, "Rafael el de la cuba"
No es cebá... (frase) "No es cebá que s'escabeza", transformación a la fonología navera del refrán "No es cebada que se descabeza". Su significado es :decir que una cosa no es tan apremiante que haya que hacer en ese instante.
no to' los días se muere un borrico( frase) Expresión que, evidentemente pertenece a otro tiempo, el tiempo en que había borricos. Era utilizado con relativa frecuencia y su significado es muy claro: no siempre las cosas suceden de la misma manera.
¡nóvelo! Por "no lo ves o no ves tú". Exclamación de sorpresa ante una acción impropia de una persona.
 

0

obejarugo obejarugo (por abejarugo): le cambiamos el significado, resultando, con ligera variación, un sinónimo del término anterior (muláncano).
oleo...(frase) ¡Cómo está el oleo! (por "bueno está el óleo", expresión irónica desusada para explicar que algo no va bien) En nuestro "cómo está el oleo" -sin acento- significa además que jaleo, trifulca, pelea entre algunas personas. Se le dice también al que nos contesta con malos modos.
 

P

paja...(frase) ¿qué es, paja...?.- Pregunta retórica que pretende resaltar la importancia de aquello a lo que se refiere.
palo o pedrá(frase) ya se dirá, si es palo o pedrá:  el paso del tiempo aclarará las dudas que ahora existen en torno a un hecho o sobre una situación determinada.
p´al pelo(frase) dar p´al pelo.-  Expresión utilizada entre los niños, o refiriéndose a ellos. Significa, literalmente, que se le ha ganado a otro en una pelea, o en cualquier otro tipo de enfrentamiento.

papajote.- 

Masa de harina de trigo con sal y levadura, que se fríe en aceite de oliva y presenta una textura ahuecada y crujiente y tiene un sabor delicioso.

pasar una mala chamá (frase) Salir las cosas mal durante un período de tiempo.

pasteras.- 

Marcas de suciedad en la cara, generalmente de los niños, producidas al comer o al jugar.
peditorio  el peditorio (petitorio): celebración previa a la boda, que se hacía en casa de la novia con motivo de la "petición de mano" por parte de la familia del novio. A los invitados se les obsequiaba con dulces caseros (rosco, mantecados, crocantes o "coclanes" -como decíamos todos-, pitisús, polvorones) y con pequeñas copas de anís y risol.
pelaespigas Ser un pelaespigas: Dícese de alguien poco fiable y sin criterio
pelagarza(frase) Armarse una pelagarza: Empezar, desarrollarse una discusión, pelea o estado de confusión.
pelfa paliza
pelija mechón de pelo despeinado que cae sobre la frente
pelijoso Que tiene pelijas. También persona descuidada y sucia
perdío estar más perdío que Carracuca: estar en una situación extrema, sin solución posible.
perchón Percha con cuatro brazos sustentada sobre el suelo con tres patas, que se usaba para colgar la ropa.
perragorda(frase) pa ti la perragorda: Literalmente: tienes razón, acepto tus condiciones o argumentos.
picailla  ir o estar de picailla.- Que se habla o actúa con manifiesta intencionalidad.
picatoste quedarse más frito que un picatoste:  quedarse dormido de una manera rápida, inmediata, generalmente a causa del cansancio.
picar la basca(frase) picar la basca.- Dícese cuando apetece hacer algo de manera espontánea, necesidad que lo requiera ni motivo que lo justifique.

pimponear.-  

Cobrar más de lo debido por un artículo o servicio.
pilitra   Por "aspidistra" (Planta liliácea con hojas persistentes, grandes y alargadas, de color verde oscuro y con peciolo y nervios bien señalados)
Pilón(frase) ... es más malo que Pilón: Se dice de alguien que es especialmente tozudo.
pillar una varraquera (frase) Por verraquera.: llorar un niño de forma insistente y desgarrada a causa de un enfado, de un deseo no satisfecho o de algún otro contratiempo.
platilleja Papel de color plata que envuelve algunos productos comestibles, como el chocolate. De textura más fuerte y llamado "papel de aluminio", actualmente se vende en rollos y se usa para resguardar y conservar bocadillos y otros alimentos.
plumas(frase)  no me tires de las plumas que mira que cacareo.- Apenas requiere explicación... no me provoques, que puedes obtener la respuesta que no esperas.
poquititillo  Muy poco, prácticamente nada.
porción un porción (de cosas).- Curiosamente, indica una gran cantidad de algo.
presentó y vino...(frase) se presentó y vino:  se dice para significar que alguien ha llegado de forma inesperada, o que su llegada es inoportuna, o bien, ambas cosas.
primo(frase) Quedar primos hermanos: Terminar mal una relación entre dos o más personas.
pulseada...(frase) "Esa losa la tienes pulseada" En este caso la palabra "pulseada" tiene una acepción en nuestro pueblo que viene a significar que le "tienes tomado el pulso", es decir, que conoces muy bien las condiciones de la misma, y por eso llevas ventaja.

puntillón.- 

Puntapié.
 

Q

que se te van...(frase) ¡que se te van los pavos..!.- Expresión infantil casi en desuso, que significa literalmente: ¡espabila, que no te enteras de nada!
 

R

rabiando(frase)  (ha sío rabiando).- Que ha ocurrido algo, o ha sido realizado, de una manera muy ajustada, por los pelos.
ramal(frase) ser más fijo que un ramal.- Se dice de un hecho o circunstancia que se cumple con toda seguridad, o de una persona seria, responsable.
ramonear  Ir de un lado para otro, de una acción a otra de manera superficial, sin detenerse en los detalles, ni en la esencia de las cosas. Ser inconstante.
rapaleo Dar un rapaleo: Reconvenir, amonestar, "dejar a alguien en su sitio"
regüerta (de revuelta) Doble curva de la carretera. 
remondao Limpio, aseado, bien vestido y arreglado. (La madre después de arreglar a su hijo: "¡Olé mi niño, qué remondao has quedao!"
repatingarse repatingarse (por repanchigarse o repanchingarse): arrellanarse, sentarse cómodamente, de manera relajada.
requemor requemor  (por resquemor): sentimiento causado en el ánimo por algo penoso.
retartalilla  Retahíla. Discurso inconexo y sin sentido que se dice de forma monótona y apresurada.
roal Por  rodal:
1 m. *Mancha o lugar más o menos redondeado que, por cualquier circunstancia, se distingue de lo que lo rodea: ‘Hay un rodal más desgastado en el sitio donde él pone los pies. Un rodal sin pelo’.
2 Grupo de *plantas que se distinguen de lo que las rodea por el tipo de especies que lo integran.
"Este año la cosecha viene arroalá" "Me encontré un buen roal de espárragos"
royo

(Aféresis de) Arroyo. 

 

S

salteo

(De saltear).

1. m. Acción y efecto de saltear.(RAE)

Trozo de terreno, alrededor de la oliva, al que saltan las aceitunas al varearlas.

sarretazo.-  

Golpe seco dado a alguien con un palo u otro objeto rígido.
seca(frase)  "tener una seca". Tener un pequeño bulto en el cuello. Se llamaba también "tener un ganglio" y se decía que era a causa de padecer anemia.
seco(frase) estar más seco que un escándalo:  estar muy delgado; decimos así en lugar de "estar más secon que un cándalo" (cándalo: rama o tronco seco de un árbol)
selicio  Por cilicio: cilicio es una prenda de vestir o accesorio utilizado para provocar deliberadamente incomodidad o sufrimiento en quien lo viste. En la frase "¡Qué selicio!" se quiere expresar el sufrimiento provocado por alguna situación, hecho o acción y que incide directamente en la persona que la pronuncia.
se murió...(frase) "Se murió Maleno, bueno..." Literalmente: no me interesa lo que haya podido suceder.
setenario el setenario (septenario): funeral que se hace a los siete días aproximadamente de un fallecimiento.
ser más del...(frase) ser más del campo que un chaparro.- Quiere decir exactamente lo que dice, pero con un tono cordial, sin ninguna connotación negativa.
ser más viejo...(frase) "Ser más viejo que un quiñón" Ser muy viejo. Si se refiere a una persona suele tener una connotación ligeramente peyorativa, si bien siempre en clave de humor. En cualquier caso, no alcanzo a comprender del todo el motivo de la comparación.
Ser mulilla de media obrá...(frase)

No tener fuerza o capacidad para hacer una cosa, o para terminarla una vez empezada. Se aplica, si bien en un tono menor, para acusar a alguien de debilidad, de apocamiento.

¡Se verá...! ¡Se verá tonto este tío!, por ¡Será tonto este tío! En muchas ocasiones esta frase sirve de colofón al relato de lo realizado por alguna persona, dejándola en el aire, sin añadirle ningún adjetivo que se supone adivinable por el interlocutor.
sierro En tono despreciativo, persona que no conoce ó no se orienta bien en lasierra.
siesta marranera Dícese de la que se echa a última hora de la mañana antes del almuerzo o comida del mediodía.
soletón  hacer un soletón:  que hace un día muy soleado.
solostrar  Por "soportar" 
sostrazo Golpe que se da con la mano en cualquier parte del cuerpo

sotarrarse.  

Sentarse a pleno gusto, con total despreocupación.
sueños estar de siete sueños:  estar profundamente dormido.
 

T

taborgas.- 

Término utilizado cordialmente para denominar a alguien de carácter reposado y tranquilo.
taco de la Alsina (frase) pequeño y regordete. ¡Es como el taco de la Alsina!
(Se llamaba "la Alsina" al coche de línea que hacía el recorrido desde el Condado hasta Linares. Como tenía su parada en un terreno en cuesta, existía al efecto un gran taco de madera para ponerlo en la rueda y evitar que, por un fallo de los frenos, el autobús se desplazara carretera abajo sin control. Debido a su tamaño hizo famosa la frase citada)

tachuela

1. Dícese del niño muy travieso.

2. Dícese de la persona que tiene, en proporción, la cabeza más grande que el resto del cuerpo

tarantantán

Por tantarantán.-

1. m. Sonido del tambor o del atabal, cuando se repiten los golpes.

2. m. coloq. Golpe que hace oscilar o tambalearse dado a alguien o
algo.
(
Real Academia Española de la Lengua)

tarea(frase) tener tarea.- Se aplica a una persona para indicar que es de trato difícil o que tiene mal carácter.
 tener un buen acuerdo (frase)  Por "tomar una decisión". Cuando decimos que alguien "ha tenío un buen acuerdo"  estamos dicientdo que "ha tomado una decisión acertada". Se entiende, pues, que es una actuación estrictamente individual, sin la participación de ninguna otra persona.
te quejas más...(frase) ¡te quejas más que la marrana de Víllora...!.- Se refiere a quien, a pesar de estar en una buena situación, no deja de quejarse continuamente.
terraguear  Sabor a tierra, especialmente en los alimentos.
Tirititero Titiritero, volatinero.
tivante Estar tivante: Estar lleno, a rebosar.
tomarse "Tomarse algo en cuenta". Dase por enterado de algo y "no echarlo en en saco roto", es decir,  guardarlos con resentimiento o gratitud, según sea el caso.
torote(frase) "¡Es que me da torote!:Me da miedo, me asusta, me aterra, solamente con pensarlo.

trascabillar.-  

Por trastabillar: dar traspiés o tropezones ; enredarse, confundirse.
Trompiche Trompo pequeño que se hace girar con los dedos
tumbaíllo Cobertizo pequeño situado sobre una habitación y que se suele utilizar como trastero.

tumbo.-

(Cambio de significado): una gran cantidad. Ejemplo: Ha caído un tumbo de agua
tute(frase) darse un tute:  hacer un trabajo difícil y complicado que requiere un gran esfuerzo.
 

V

¡ahí va la vaca!(frase) ¡ahí va la vaca!.- Expresión de claro origen festivo que se utiliza jocosamente en situaciones informales, intrascendentes.
vaca sin cencerro(frase) estar como vaca sin cencerro: estar desorientado, inseguro, sibn saber qué hacer o a donde ir.
vaciarse...(frase) "Vaciarse como un caqui" Referir todo lo que se sabe de un hecho, decir más de lo debido ante preguntas insidiosas o de apariencia inocente.
vacio Por vacío: cavidad o espacio por ocupar. Decimos que hay vacio para indicar que se puede almacenar aceite en una almazara (la ausencia de la tilde puede pasar visualmente inadvertida pero es muy llamativa la diferencia de pronunciación)
vedriao Vajilla que se solía guardar en el aparador.
vara(frase)  ... le teme más que a una vara verde: No es necesario explicar su significado.

ventarea.-  

Por ventolera: golpe de viento fuerte y de poca duración.
veredero: Hombre de campo que, por el conocimiento que de él tenían, se dedicaba a hacer "veredas" o caminos estrechos para el paso de personas o animales desde el pueblo a algunos de sus parajes.

Vereón: 

Palabra que se utiliza para decir de una persona que tiene poco conocimiento del tema que se habla. 
viene... (frase) «viene san Juan, ya llegará», sentencia que nos recuerda que todo tiempo, por muy lejano que nos parezca, ha de cumplirse inexorablemente; que hay hechos que ocurrirán a tiempo cabal, al margen de lo que se haga para adelantarlos o retrasarlos.
visita...(frase)   "tener visita con".- Dícese de la relación social que mantienen dos personas, generalmente mujeres, en las que se hacen y se devuelven visitas mutuamente cuando sucede algo que así lo requiere en cualquiera de las dos familias. Si "no se tiene visita" no hay que ir a la casa en cuestión.
visto y aprobao(frase) está visto y aprobao: indica que las cosas tienen que ser necesariamiente así y no de otra forma.
vulano  Por vilano (apéndice de pelos o filamentos que corona el fruto de muchas plantas compuestas y le sirve para ser transportado por el aire. Flor del cardo.
 

Z

zancajoso Ser un zancajoso: Dícese afectuosamente de quien sale o viaja con demasiada frecuencia, pudiendo sobreentenderse que deja desasistidas sus obligaciones.
zancarse Por zamparse (comerse algo rápidamente, con glotonería).
zangalitrón Muchacho en la pubertad, (en la edad del pavo). 
zapatiesta. - Por trapatiesta, es decir, trifulca, alboroto, disputa.
zarpa Pillar zarpa: Sufrir de las consecuencias negativas de un acto sin haber intervenido en él.

zinguangano: 

Zanguango, perezoso, desocupado.
zorros, picos o tainas Frase que se pronuncia en el juego del mismo nombre. Seguramente esta frase procede del conocido juego infantil: "¿roca, papel o tijera?
zorullo

por zurullo.- 1. m. coloq. Pedazo rollizo de materia blanda. 2. m. coloq. mojón ( porción compacta de excremento humano). (Real Academia de la Lengua).- Hoy se hace extensible a los excrementos que dejan los perros en las calles y aceras, a causa de la negligencia de sus dueños/as

zuri 

Darse el zuri: Irse, desaparecer apresuradamente.

zurzan.(frase)

...anda y que te zurzan.- Expresión que se usa para desentenderse de alguien o para manifestarle su falta de credibilidad.
   

( Palabras y frases recopiladas de las publicaciones de Don Juan Olivares González en los distintos medios locales, principalmente la Revista Stella, y una pequeña aportación del responsable de esta web, que le agradece al autor su permiso para publicarlas)


  

TRADICIONES


TRADICIONES

 

Las bodas El luto Fiesta de los Santos La matanza Los quintos

LAS BODAS

   Cuando una pareja quería convertirse en tal, de cara al resto de la gente, el primer paso era que  el novio entrara a hablar con los padres de la novia para pedir el consentimiento y aceptación de éstos. 

Si el pretendiente era aceptado, resultaba habitual que la novia comprara dos arrobas de lana que después iba a lavar a un río, arroyo o pilar a la vez que se preparaba una comida en el campo.   Una vez que secado la lana en la casa, se abría todas las noches y esto formaba parte del tiempo que compartían los novios en la casa materna. La tradición marcaba que la pareja se casara cuando el hombre venía de la mili, "cuando había cumplido el servicio", según la expresión al uso. Era en ese momento cuando se celebraba la ceremonia de pedir a la novia por parte del novio y los padres de éste, y al mismo tiempo se fijaba la fecha del  "peditorio" y de la boda que solía celebrarse tres meses después.

  El peditorio podía ser más o menos abierto. En algunos sólo acudían los familiares más allegados mientras que en otros también asistían amigos y parientes más lejanos. La repostería y las bebidas dulces eran los protagonistas exclusivos del banquete: galletas, mantecados, roscos, caramelos y peladillas para los niños acompañados de una bebida muy popular entonces, el risol, de aguardiente y café. Para este acto se colocaban las sillas para los asistentes, pegadas a la pared, sin mesas, y se iba pasando una bandeja con un tipo de dulce para que cada uno se fuera sirviendo. Cada bandeja constituía una "rueda", siendo lo normal que se hicieran tres con dulces distintos. Si se pasaba de estas tres ruedas se traducía en un síntoma del buen nivel económico de la familia. Lo asistentes solían llevar un pañuelo para envolver los dulces que les sobraba, para luego consumirlos en casa. Igual se hacían las ruedas con las bebidas.

  Una vez fijada la fecha de la boda, se iniciaban en la iglesia las amonestaciones que solían durar tres meses. El sacerdote las leía en las misas de todos los domingos. Como se sabe, ahora se exponen escritas, en un tablón de anuncios. 

  El mismo tiempo debía estar la novia sin salir a la calle hasta el día de la boda.

 

Las bodas El luto Fiesta de los Santos La matanza Los quintos

LOS RIGORES DEL LUTO

    La muerte de alguien acarreaba para la familia cerrar las puertas a cal y canto en lo que a la vida social se refiere, no en sentido figurado sino real ya que las persianas permanecían echadas durante al menos un año. La norma era que los más cercanos (primer grado) estuvieran tres años justos sin salir a la calle "ni siquiera a tomar el fresco en la puerta",especialmente las mujeres. Éstas se ponían un velo en la cabeza y una especie de foulard largo y además manga larga  y medias incluso en verano ;los hombres, sobre todo los de la clase baja se colocaban un pañuelo anudado al cuello, aunque, en general, no estaban obligados a cumplir un luto tan riguroso como el de las mujeres de la familia.

   Dentro de estas normas tácticas se incluía el que  ni siquiera en un año se pudiera visitar a las familias de otro difunto y en su lugar "se les mandaba recado", es decir, el pésame a través de otra persona, ya que no visitar a la familia de otra persona que hubiera fallecido significaba automáticamente la ruptura de relaciones. Se solía pagar a una mujer para que fuera de puerta en puerta para avisar que se celebraba una misa por el difunto. Lo habitual era a los

siete días el llamado "setenario" y al año,el "cabodaño".

Las bodas El luto Fiesta de los Santos La matanza Los quintos

FIESTA DE LOS SANTOS

 

      El día de los Santos era una jornada de celebración y tradiciones de rancio sabor.

   Algunas gastronómicas y otras sociales sin olvidar el importante componente religioso y de recuerdo a los difuntos. Además de las tradicionales gachas que aún se siguen preparando, era habitual llevar calabazas y boniatos al horno para asarlos, elaborar el pan de higos o los deliciosos "casaos o casamientos" que no son otra cosa que higos secos rellenos de bellotas y nueces. Las castañas asadas, bien en la propia casa o bien por las castañeras de la calle, la ensalada de calabaza, las rosas de piña y la carne de membrillo completaban el bodegón gastronómico que abría en noviembre con los productos típicos de estas fechas.

 En el plano social han desaparecido

la mayoría de las costumbres pero algunas persisten como la de tapar las cerraduras de las puertas con los restos de gachas y calabaza, como una broma o con la intención de manifestar el interés por la muchacha que ahí viva.

  Los monaguillos salían a las  calles por la tarde a pedir  dinero

 y comida, como gachas, higos, membrillos, pan de higos o granadas para las ánimas benditas. Éstos eran los encargados de que las campanas de la iglesia estuvieran sonando toda la noche en recuerdo de los difuntos.

   Estos días eran apropiados, por otra parte, para que algunas personas ganaran algo de dinero. Era una práctica habitual enviar a gente para que mantuviera mariposas de aceite y faroles toda la noche encendidos en el cementerio(este trabajo solían hacerlo viudas o gente que trabajaba durante todo el año para alguien).

 

Las bodas El luto Fiesta de los Santos La matanza Los quintos

 

 

LA MATANZA

 

       Tener la despensa disponible para todo el año, 

sobre todo para la recogida de la aceituna, era el 

fin de la matanza del cerdo que tenía lugar cuando Noviembre empezaba a alborear, de ahí el refrán "por San Andrés, mata la res" El hecho estaba revestido de una gran solemnidad porque, aparte del trabajo en sí, suponía un acto social, familiar y festivo de primera magnitud.

  "Los matarifes, casi de madrugada, cogían el cebado gorrino de la pocilga mediante un garfio de hierro que clavaban en la parte baja del hocico y lo arrastraban hacia la "mesa de los sacrificios" que, junto, junto con las "artes" de la matanza, recorrían en en muchas ocasiones los domicilios vecinos que esperaban el turno de los jiferos. Una vez el puerco sobre el banquillo y mientras el fuego ardía alimentado con astilla, sarmiento, leña de olivo y ramón, haciendo arder el agua en la caldera de cobre bruñido en su interior. El marrano se sacrificaba mediante una certera puñalada en la gar-

ganta, por la que, sin sacar el cuchillo, manaba roja e impresionante la sangre, mientras la matan-

cera movía y movía cesta, que iba cayendo a un lebrillo de cerámica para evitar la coagulación.

   Acto seguido y ya sin vida el animal, se deposi-

taba en una artesa y, con el agua hirviente y unas 

cucharas de hierro y piedras de asperón, se despoja-

ba a la víctima de las cerdas y de las pezuñas. Se

le extraían los intestinos y las vísceras y se col-

gaba el cerdo, ya en canal, de las patas traseras a

un camal que era izado por medio de una soga a un agujero del techo abierto expresamente"(R.Quesada)

  Pasadas unas horas, se descuartizaba y se prepara-

ban los jamones y el tocino para que se curaran durante varios meses envueltos en sal gruesa.

  Con la carne del cerdo adobada de distintas formas se realizaban los embutidos (chorizo, salchichones y varios tipos de morcillas) mientras la sangre era aprovechada para elaborar la exquisita morcilla negra o morcilla de arroz de la que se encargaban las matanceras más expertas.

  Para aguantar las intensas noches de juegos y bailes-jotas, boleros, corros, pasodobles y los pri-

meros aguilandos- que aderezaban la matanza se pre-

paraba una cena muy especial con sopa hervida, cocido(llamado "olla! porque se ponía en la sartén de la matanza) pringá y ensalada matancera a base de melón, granada, aceite y sal.

  De la cocción de la morcilla y antes de embutirla

se sacaba cierta cantidad -llamada "ajo"- que se consumía durante unos días, existiendo la costumbre de repartir en tazas entre los familiares, vecinos y amigos, encargo que solían hacer las chicas que asistían a la matanza, ataviándose para esto con unos delantales (mandiles) inmaculadamente limpios.

 

 

Las bodas El luto Fiesta de los Santos La matanza Los quintos

 

LOS QUINTOS

 

     Cuando una quinta se iba a incorporar a filas, la semana anterior se reunían todos en una casa en la que se organizaban comidas y bailes. Por las tardes y noches salían a la calle a tocar serenatas y jotas provistos de instrumentos (platillos,panderetas,acordeón y guitarra.

   Para la mayoría era la primera vez que estrenaba un traje y también la primera que iban a salir de su pueblo, de ahí la importancia. En los bailes que organizaban invitaban a todas las mozas del pueblo a las que dedicaban sus piropos.

       No estaban exentos estos días de las bromas y travesuras de los mozos que instaban a la gente que pasaba por la calle a beber vino de una bota, robaban macetas y uvas y llenaban las noches con suscanciones

   La larga duración de la mili(tres años en los años 30 y 40, y 18 meses después) convertía la partida de los quintos en una gran despedida.

   Hasta hace muy poco , familiares y amigos estaban hasta altas horas de la madrugada en la casa del quinto, lo que se llamaba "despedir al quinto al que daban dinero para sobrellevar la ausencia (esta costumbre se ha mantenido, aunque muy difuminada porque, hasta este año en que la mili es voluntaria, había reemplazos distintos.

   La parte religiosa consistía en ofrecer una misa a la Virgen acompañados de los más allegados.

volver arriba

OFICIOS  

Las bodas El luto Fiesta de los Santos La matanza Los quintos


OFICIOS

SOMBRERERO

Sombreros y gorros que hoy representan sólo a ciertas profesiones o son usados para celebraciones concretas como un toque de distinción, fueron hasta los años sesenta una pieza básica del vestuario, sobre todo masculino. Con su caída en desuso la profesión de sombrerero quedó también prácticamente abandonada  y con ella los charoles, telas, cintas, fieltros y otros materiales. Juan Pedro "el sombrerero" fue uno de los últimos de la zona en dejar la confección de sombreros y gorros de fieltro y paja.

 

LAÑADOR

 

Eran artesanos por lo general ambulantes que se dedicaban al arreglo de cántaros, pucheros, lebrillos, orzas, tinajas, botijos y otros objetos de loza o de porcelana mediante grapas o lañas de metal. Éstas se colocaban uniendo los  trozos dañados, y posteriormente se recubrían con una pasta de cal viva y clara de huevo. Como complemento a este trabajo también se encargaban de arreglar paraguas y de atirantar los somieres de las camas cuando habían cedido.

 

PORQUERO Y PASTOR

 

El cerdo como despensa para todo el año, la cabra para la leche que se tomaba y el burro como eje de todas las tareas del campo hace tiempo que pasaron a mejor vida en la economía doméstica y con ellos las personas que se ocupaban de su cuidado: los porqueros y pastores de la vez

"Llevaba tres cosas: un palo, un látigo y una caracola de hojalata", dice uno de estos porqueros. Sonando la caracola recorría  las calles del pueblo llamando a los cerdos que salían a la puerta de la casa y se iban tras él a pastar durante todo el día al campo. Cada familia tenía uno o dos cerdos (burros o cabras) y pagaba al porquero o pastor de la vez para que llevara su animal en la piara o en el rebaño. " A mediados de los años 30 cobraba una peseta al mes por cabeza de ganado". Los primeros días llevaba a los cerdos al atardecer de vuelta a sus casas, pero al cabo de una semana cada uno de los animales sabía volver a su casa desde la entrada del pueblo, hecho que aprovechaban los niños para hacer de los animales su caballo particular.

 

ESPARTERO

 

Este oficio era una de las actividades artesanales más importante de la zona. Los esparteros abundaban en todos los pueblos dado el gran aprovechamiento del esparto en la fabricación de útiles para las labores del campo. Trabajaban la trenza de esparto, llamada pleita, para convertirla en serones, aguaderas, espuertas, capachos, cimbeles, serillas, jarpiles, barjas, ceberos, sogas o suelas de quizneja y todo ello utilizando la habilidad de sus manos y sus tijeras. (Muy conocido, Miguel Ruiz, "el espartero")

 

COSARIO

 

Esta palabra designaba a un recadero público que trabajaba  por su cuenta y que normalmente conseguía artículos que no había en el propio pueblo . Llevaba una lista con todos los encargos y los nombres de las personas. Cobraba una peseta por encargo. A la noche, los encargos estaban en el pueblo. Se solía ir desde Navas a Úbeda o a Linares, siendo las personas más conocidas, Maria La Reyes e Higinia.

 

 

DULCERA

 

Sin el trabajo de una dulcera, la celebración del peditorio o de la boda era hasta no hace mucho inconcebible. Eran mujeres que conocían los secretos de deliciosas recetas que conforman la gastronomía popular. Trabajaban durante uno o dos días a domicilio, en la casa de los novios, donde cocinaban los roscos de aguardiente, de sartén, mantecados, galletas y magdalenas, entre otros. (Andreíca)

 

ALADRERO

 

Se conocía con este nombre a las personas que fabricaban todo tipo de aperos de labranza como ubios, timones, arados de madera, cuatro costillas, etc... Además construían pinas para las ruedas de los carros y carros de madera, un trabajo que exigía una gran precisión y profesionalidad. Pero gracias a la parte más fácil del oficio, como echar cabos a herramientas como la azada, el hocino o el hacha, todavía no ha desaparecido totalmente.( Juan Cobo)

 

 

 

 

 

 

 

TALABARTERO O ALBARDONERO

Era el encargado de fabricar todos los aparejos de los burros y demás animales de carga, tales como jarmas, ropones, atarres, bozales, cabezales, así como los atalajes para los coches de mulos o caballos, y lonas para las tiendas de los pastores. (Era conocido "Andrés el talabartero")

TRAPERO

"!Niños, tiraos al suelo

rompeos la camisa con el tío trapero!

 

Con reclamos de este tipo los traperos recorrían las calles de los pueblos en busca de algo que comprar o vender zapatillas viejas, alpargates de cáñamo o de yute y pellejos de conejo eran algunos de los trapos que atesoraban hombres como "Gallinaza", "Pericón", "el Pepón" o Domingo "el trapero". Fue un oficio de gente bastante pobre, no muy bien considerado. Los niños se dedicaban a reunir pellejos para dárselos al trapero a cambio de golosinas, palodús, algarrobas, agujas y alfileres o barquillos de canela. Los más viejos aún recuerdan las canciones que anunciaban la visita del trapero.

"Vaya, vaya, vaya, los barquillos de canela,

pa tu tía, pa tu abuela

han venido en avión

de la China y del Japón.

 

Tomo los trapos meaos

cagaos y churreteaos.

¡El que lo prueba repite

y el que no le da la gripe!"

ENREDADOR, SILLERO

Antes de que las sillas de diseño se instalaran en los hogares más humildes, el oficio de enredador o sillero gozó de gran popularidad. Mucha gente conocía los secretos de la anea, la pita o el esparto, materias primas que aderezadas con una gran habilidad manual, conferían su impronta a este trabajo. Ramón Quesada, en su obra "Úbeda, :hombres y nombres", describe la forma de trabajar de estos artesanos: "al llegar los meses de calor, la anea era segada aún verde y puesta a secar, para ser anudada en haces. Una vez en la casa, en el humilde obrador, al que llegaba luego de gran trabajo a lomos de las caballerías o sobre las espaldas de los mismos artesanos que recorrían muchos kilómetros así cargados, se seleccionaba y humedecía; operación que se realizaba para obtener de ella un justo grado de flexibilidad que pudiera permitir su posterior trabajo. Luego, las habilidosas manos de estos hombres y mujeres, iban trenzando y torciendo con destreza hasta confeccionar un cómodo y mullido asiento. La pita y el esparto fueron materiales que también manejaron estos artesanos. Era conocida en Navas, Maria Juana, "la sillera".

COSTURERA

La boda era antiguamente un fenómeno que generaba a su alrededor toda una ceremonia en la que se requería el trabajo de gente ajena, como las costureras. A su cargo corría una parte fundamental de la dote de los novios. Unas semanas antes de producirse el enlace la costurera visitaba a los prometidos para tejer en sus casas la ropa interior y otras prendas. Los  sastres solían cortar la ropa y las costureras, muchas de ellas viudas, se ocupaban de coserlas. A veces llevaban su propia máquina de coser.

Esta profesión desapareció hace más de veinte años a medida que las costumbres sociales se fueron modificando y el trabajo manual fue sustituido por el industrial y por los nuevos tejidos.( Juana "La chorreras")

ARRIERO

Arropados con sus caballerías se dedicaban a acarrear todo tipo de materiales: piedras, arena, aceitunas, ramón, barda, leña, etc... En los años cuarenta la carestía de la vida y la falta de trabajo convirtió a muchos arrieros en estraperlistas  que llevaban aceite a otros pueblos y provincias y traían pan, patatas, harina, habichuelas, garbanzos, vino y otros productos básicos que después vendían. Cuando se dedicaban sólo a su trabajo les tocaba lidiar con las fuerzas de sus caballerías (los arrieros no capaban (castraban) a sus animales para que  tuvieran más arrojo) y con la noche, porque a veces trabajaban más que por el día. Y cuando no había trabajo solían  dormir con los animales al campo, lo que se llamaba "salir de careo". ("El chiriver", "Los Benido"...)

 

 

volver arriba

TRUCOS CURATIVOS

TRUCOS CURATIVOS 

Paja cocida con corteza de chaparro  Para el dolor de muelas.
Sedas de piña de maíz cocidas  Para orinar.
Infusiones de malva con un poco de aceite crudo.  Para el estreñimiento.
Cocción de granzones, higos y eucalipto   Para el resfriado.
Aceite crudo encima de una moneda y atado con un pañuelo.  Para cuando un niño se aporreaba. El dolor se hacía más soportable porque al final se quedaban con la moneda
Crujir las anginas  Se tomaban los brazos cruzados por la espalda, y con la rodilla apoyada en ella, se tiraba de los brazos hacia atrás con la creencia de que así se curaban.
Flor del matapollo  Para las verrugas. Se pasaba la flor de esta planta - que es venenosa - por las verrugas, que desaparecían.
Hoja de geranio de sardina  Para el estreñimiento de los bebés. Había que introducir el pecíolo en el ano y esperar la deposición. 
Mejorana, tomillo, cantueso, jara, romero y lentisco  Para la reuma. Se cuece todo en un recipiente que una vez hirviendo se coloca debajo de la zona afectada para recibir sus vapores. 
Anea  Para las quemaduras. Se quema la anea y con las cenizas se hace una masa que se deposita encima de la zona afectada.
Jara  Para la limpieza y cicatrización de las heridas. Se cuece y se cuela; el caldo se vierte sobre la herida.
Sanguijuelas  Para los moratones. Se colocaba la sanguijuela encima del moratón.
Aguardiente  Cuando un niño tenía empacho  se le magnaba y se le rociaba la boca con un trago de aguardiente.

volver arriba

JUEGOS   JUEGOS

 

EL ABEJORRO O ZURREÓN

No hay un número de participantes fijo. El que le toca por sorteo "quedarse" se coloca de espaldas a los participantes y se tapa los ojos con una mano y la otra la coloca por debajo de la axila hasta presentar la mano por el otro lado. Los jugadores hacen el sonido del abejorro poniendo las dos manos en su boca, hasta que uno se decide a dar un golpe en la mano. El jugador que recibe el golpe debe averiguar quién le ha pegado. Si no lo averigua, continúa el juego hasta que acierte, en cuyo caso cederá su puesto al que le ha dado.

LA CARIOCA

 

Más que un juego se trataba de un juguete. La carioca era un sencillo juguete que se construía con un trapo con el que se hacía una especie de bolsa, rellena de arena o de serrín, de la que pendían una cuerda y unas cintas de colores de papel de seda. Se jugaba al aire libre, en espacios abiertos, consistiendo el juego en lanzar la carioca lo más alta posible, y recogerla ante de que cayera al suelo.

 

 

EL LAPO

La "ficha" para jugar era un hueso de la rodilla de un animal, como oveja, cabra o cerdo, llamado vulgarmente "garrabanche". Este hueso, al tirarlo podía tomar una de estas cuatro posiciones: rey, panza, lapo u hoyo, lo que daba lugar a  estas jugadas:

- Rey: El jugador que sacaba esta figura era el que dictaba el castigo que tendría que aplicar el jugador que poseía "el lapo". Correazos, o golpes en la mano con un pañuelo anudado.

- Panza: El jugador pasa su turno sin recibir castigo.

-Hoyo: Este jugador se hacía acreedor del castigo que dictara el Rey.

-Lapo: El que sacaba esta figura, se adueñaba del látigo para castigar.

Tanto el lapo, como el Rey estaban en posesión de los mismos jugadores, hasta que otro se lo arrebataban.

LAS CHINAS

 

Participan hasta seis jugadores. Se cogen cinco chinas, de las que cuatro se dejan en el suelo y una se la queda al que le toca y lanza al aire. Antes de que caiga debe coger una por una las que había depositado en el suelo. Continúa igual el juego, salvo que el siguiente jugador debe recoger del suelo las cuatro chinas a la vez. Pierde el que no consiga recogerlas.

 

EL ESTIRAGARROTES

 

Juego de fuerza física con dos participantes. Éstos se colocan sentados en el suelo con los pies juntos y sujetando con las manos un garrote. La prueba era levantar al contrario a base de hacer fuerza.

 

LA PÍTILA

Era uno de los juegos más populares entre niños y muchachos. Se necesitaban dos palos, uno de unos quince centímetros de largo, con los extremos afilados en punta, al que había que golpear con otro palo más largo. La forma de jugar era colocar el palo más corto o pítila en el suelo, golpear a este en uno de los extremos haciéndolo elevar un tanto y tratando de golpearlo en el aire, lanzándola lo más lejos posible, mientras se gritaba "pitiliuna". Se repetían sucesivos golpes, repitiendo "pitilidos", "pitilitres" y "máquines". El jugador marcaba la posición que había alcanzado o bien la medía con el palo largo, pasando el turno al siguiente jugador. Ganaba el juego el que conseguía llegar más lejos, pudiendo imponer al perdedor que le llevara a cuestas a la distancia que se determinara de antemano.

 

EL CUQUÍ O CUQUÍN

 

Se marcaba un circulo en la tierra y se mojaba para que estuviese tierno. Ni que decir tiene que a veces no había agua y había que regar con "medios humanos". El juego consistía en proveerse de un puntero de hierro o de palo afilado en una punta y trata de hincarlo dentro del círculo. Los jugadores podían derribar los ya clavados.

 

EL REPULLO

 

Podían participar de tres a cuatro jugadores de ambos sexos. En el corcho de una botella o en un sarmiento seco de la vid se clavaban varias plumas. Cada uno de los jugadores tenía un pala de madera similar a una raqueta de ping.pong con la que se iba golpeando el repullo hacia arriba. Aquel que no lograba recogerlo se eliminaba. El juego terminaba cuando quedaba un solo jugador.

RECOTÍN , RECOTÁN

Se colocaba uno con la cabeza hacia arriba sobre las rodillas de otro, colocando algunos dedos sobre la espalda, al tiempo que canata: " recotín, recotán, los maderos de San Juan, cuchillitos marineros, ¿cuántos dedos hay en medio?". El que estaba boca abajo decía un número, y si no acertaba, el que había colocado los dedos seguía:" si me hubieras dicho (el número de dedos correcto), no te tenía que pegar, pero... recotín, recotan..." Y así continuaba hasta que acertase y se cambiara el turno.

PERIQUITO LARROU

 

Este juego guarda unos llamativos juegos de palabras. Podían jugar todos los que quisieran. Había una "madre" y otro, al que se ponía entre las piernas mirando hacia abajo. Detrás había un corro y uno de los jugadores venía hacia al que se le quedaba. La madre preguntaba: ¿Quién te ha picado?, el otro respondía: ¡Juan Ru!, a lo que ordenaba: "pues tráemelo del pico de la narú". El que se la quedaba sacaba a uno del corro y lo traía agarrado de la nariz. Si acertaba le sustituía en el juego, y si no continuaba el mismo hasta que acertara.

 

LA HITA

Era un juego practicado sobre todo por personas mayores con apuestas de dinero. Se coloca un tubo cilíndrico de pie en medio de una circunferencia y encima de él se pone el dinero apostado. Cada jugador dispones de dos tejos circulares de unos 15 o 20 cms. de diámetro, de piedra o de hierro. Desde una línea trazada se tira a la "hita". Si las monedas quedan dentro de la circunferencia y más cerca del tejo que de la hita el que ha tirado gana todo lo apostado. Si el dinero queda entre el tejo y la hita solo consigue la parte más próxima al tejo. En caso de que el dinero esté más cerca de la hita, el participante tira un segundo tejo para alejar la hita. La fórmula se repite hasta que uno de los jugadores se lleva todo el dinero. 

 

 

 
Vocabulario Tradiciones Oficios Trucos curativos Juegos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

... Éstas se ponían un velo en la cabeza y una especie de foulard largo y además manga larga  y medias incluso en verano

 

 

 

 

 

 

 

...Cuando una quinta se iba a incorporar a filas, la semana anterior se reunían todos en una casa en la que se organizaban comidas y bailes. Por las tardes y noches salían a la calle a tocar serenatas y jotas provistos de instrumentos (platillos,panderetas,acordeón y guitarra...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

... existiendo la costumbre de repartir en tazas entre los familiares, vecinos y amigos, encargo que solían hacer las chicas que asistían a la matanza, ataviándose para esto con unos delantales (mandiles) inmaculadamente limpios...

 

 

 

 

 

 

 

 

...La tradición marcaba que la pareja se casara cuando el hombre venía de la mili, "cuando había cumplido el servicio", según la expresión al uso...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El sombrerero

 

 

 

 

 

 

 

 

El lañador

Eran artesanos por lo general ambulantes que se dedicaban al arreglo de cántaros, pucheros, lebrillos, orzas, tinajas, botijos y otros objetos de loza o de porcelana mediante grapas o lañas de metal.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El talabartero

Era el encargado de fabricar todos los aparejos de los burros y demás animales de carga, tales como jarmas, ropones, atarres, bozales, cabezales, así como los atalajes para los coches de mulos o caballos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El porquero

 ...Los primeros días llevaba a los cerdos al atardecer de vuelta a sus casas, pero al cabo de una semana cada uno de los animales sabía volver a su casa desde la entrada del pueblo,...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El sillero

...las habilidosas manos de estos hombres y mujeres, iban trenzando y torciendo con destreza hasta confeccionar un cómodo y mullido asiento...









 

 

El arriero

Arropados con sus caballerías se dedicaban a acarrear todo tipo de materiales: piedras, arena, aceitunas, ramón, barda, leña, etc...

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 El trapero

...recorrían las calles de los pueblos en busca de algo que comprar o vender zapatillas viejas, alpargates de cáñamo o de yute y pellejos de conejo...